¿Quién marca la línea editorial de Catalunya Ràdio?

Los consejeros Daniel Sirera, Carme Figueras y Eva Parera hemos votado contra el Acuerdo 3/2016, de 19 de enero, del Consejo Audiovisual de Cataluña en relación con los contenidos de la sección “La portada” de Mònica Terribas del programa El matí de Catalunya Ràdio durante los días de campaña electoral del 27S.

Este Acuerdo ha sido aprobado por el 50% de los miembros del Consejo, gracias al voto dirimente del presidente del CAC. El otro 50% nos hemos opuesto porque consideramos que en las diferentes ediciones de “La portada” analizadas hay elementos suficientes para considerar que se vulnera el Libro de estilo de la CCMA y los principios generales que deben cumplir los profesionales de los medios públicos, especialmente el de neutralidad y el de imparcialidad.

En la web de la CCMA se define “La portada” como “un espacio de opinión donde Mònica Terribas marca la línea editorial del día”. A nuestro entender, la propia definición del espacio ya da cobertura a la posibilidad de emitir opiniones y a tener línea editorial, dos cosas con un dudoso encaje en un medio público.

Por otra parte, el espacio “La portada” queda dentro de la primera franja del programa El matí de Catalunya Ràdio considerada como “franja informativa”, que abarca el horario de las 6 de la mañana a las 11 horas y, por lo tanto, como espacio informativo, está sujeto a los principios de imparcialidad, veracidad, neutralidad y pluralismo.

En el epígrafe 2.1.1.6.1.1.2.3 Sumarios radiofónicos del Libro de estilo se establece que “En los sumarios o portadas anunciamos el contenido de un programa o espacio informativo, con una selección de los temas más relevantes que desarrollaremos después, o con uno solo. Aunque las portadas pueden tener un estilo más personal e informal que otras piezas informativas, no podemos expresar opinión. Sí que podemos interpretar la realidad e incluso introducir algún elemento valorativo, siempre que mantengamos la imparcialidad de la información”.

Del análisis de los contenidos de cada uno de los espacios “La portada” de los días 11 al 25 de septiembre correspondientes a la campaña electoral de las elecciones al Parlamento de Cataluña del 27S, se desprende que la Sra. Mònica Terribas no se limita a hacer un sumario de las noticias del día y a anunciar el contenido del programa, sino que emite juicios de valor y posicionamientos personales en determinadas cuestiones políticas.

Del análisis en conjunto de todos los juicios de valor y posicionamientos personales emitidos, se desprende un posicionamiento político que pone de relieve la existencia de una línea editorial que no debería producirse nunca en un medio público, con un deber claro de neutralidad e imparcialidad. Este hecho resulta aún más grave si se tiene en consideración que se ha producido en campaña electoral, donde la exigencia de neutralidad y de imparcialidad es, si cabe, más necesaria.

El CAC entra en campaña electoral analizando las TV nacionales y obviando els Matins de TV3 y el 3/24

 

El Acuerdo, 140/2015, de 18 de noviembre, del Consejo del Audiovisual de Cataluña, sobre el seguimiento de la campaña de las elecciones a las Cortes generales del 20 de noviembre de 2015, adoptado por tres votos a favor, tres en contra y el voto de calidad del presidente del CAC, prevé incorporar en los análisis de seguimiento de la campaña el seguimiento diario de las informaciones, entrevistas y debates sobre la campaña electoral de las televisiones de ámbito estatal: La 1 de TVE, Telecinco y Antena 3 y, en cambio, no prevé analizar los informativos de Els matins de TV3 ni ninguna rueda informativa del canal 3/24 de Televisió de Catalunya.

Los consejeros abajo firmantes nos oponemos al Acuerdo por los siguientes motivos:

  1. El ámbito competencial del CAC se circunscribe al seguimiento y control de los medios audiovisuales de ámbito catalán, incluyendo TVE en su desconexión para Cataluña y, evidentemente, todos los canales de la CCMA. Pese a ello, el Acuerdo no recoge nuestra petición de análisis de los informativos de Els matins de TV3 ni ninguna rueda informativa del 3/24.
  1. No es justificable el uso de recursos públicos en tareas de análisis de medios que no están bajo la competencia del Consejo. La inclusión de estas televisiones incrementará considerablemente el número de horas de personal necesario para el visionado y el análisis de los informativos y magazines informativos de las tres cadenas de ámbito estatal, que no se dedicarán a analizar toda la programación de la televisión pública de Cataluña.
  1. Como ya manifestamos en nuestro voto particular en relación con el Acuerdo 119/2015, de seguimiento de la campaña de las elecciones al Parlamento de Cataluña, es imprescindible garantizar el deber de neutralidad que el Consejo debe mantener en todo momento. Con la inclusión, una vez más, de las cadenas estatales en el informe de seguimiento de la campaña electoral se corre el riesgo de entrar en una comparativa de carácter político en la que el Consejo, como organismo regulador, independiente y autónomo, no debe entrar y tampoco debe fomentar.
  1. El ámbito territorial de estas elecciones justifica aún menos el hecho de que el Consejo quiera asumir competencias que le corresponden a otros organismos del Estado, en especial a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Daniel Sirera –  Carme Figueras  – Eva Parera

Y la neutralidad de los medios de comunicación públicos catalanes, ¿quién la controla?

Tras la filtración parcial e interesada que desde el Gabinete de la Presidencia del CAC se ha hecho en relación con el Informe de seguimiento de la campaña electoral de las elecciones del Parlamento de Cataluña del 27 de septiembre, consideramos indispensable manifestar nuestra preocupación por la creciente instrumentalización del CAC por parte del Presidente del Consejo. Cabe recordar que el CAC es un organismo regulador estatutario que debe actuar con plena independencia y neutralidad.

Dicha filtración se ha hecho sin dar opción a los profesionales de todos los medios de comunicación —en igualdad de condiciones— a analizar directamente el Informe en su conjunto y sacar sus propias conclusiones. Entendemos que este hecho significa un claro desprecio a los profesionales del sector.

La filtración no se ajusta a la veracidad del acuerdo aprobado en Pleno con el voto de calidad del Presidente, ya que hace valoraciones del informe que no fueron aprobadas porque no se sometieron a votación. No es cierto que el Pleno afirmara “que Antena 3 ha incumplido la normativa sobre el pluralismo informativo en la campaña para las elecciones autonómicas del 27 de septiembre”, como se ha dicho. Tampoco es cierto que se haya acordado que el CAC lleve a Antena 3 a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y a la Junta Electoral Central, cuando lo único que dice el acuerdo es que el informe se trasladará a estos dos organismos.

Por otra parte, los tres consejeros firmantes queremos dejar constancia de nuestra queja formal por el hecho de que no se nos haya entregado el informe elaborado por el Área de Contenidos desde el momento en que éste estuvo acabado. El hecho de que otros miembros del Consejo hayan dispuesto de él antes, pone de manifiesto una grave irregularidad en el funcionamiento de éste órgano colegiado y una inexcusable traba al desarrollo de nuestro trabajo.

 

Voto particular:

Los consejeros firmantes hemos votado en contra del Informe de seguimiento de pluralismo en las elecciones al Parlamento de Cataluña de 27 de septiembre de 2015, por los motivos que pasamos a explicar:

Primero. Sobre el análisis de televisiones de ámbito estatal

Reiteramos lo expresado en nuestro voto particular al Acuerdo 119/2015, 2 de septiembre, que hasta la fecha todavía no ha sido publicado en la web del CAC, en el que mostramos nuestro desacuerdo a incorporar a La1 de TVE, Telecinco y Antena3 en el análisis de seguimiento de la campaña, por no ser de nuestra competencia y por el uso de recursos públicos que ello comporta.

Por otro lado, debe ponerse de manifiesto que el criterio de proporcionalidad que se analiza en el informe aprobado da lugar a una lectura sesgada, dado que sólo hemos analizado los informativos de mediodía de las tres televisiones de ámbito estatal. Por lo tanto, no pueden extraerse conclusiones acerca de la proporcionalidad de la información relativa a la campaña electoral sin analizar el resto de información, en la que podría haberse compensado el desequilibrio. Por el contrario, en el caso de las televisiones de ámbito catalán como TV3, 8tv y TVE Cataluña, se han analizado casi todos los noticiarios informativos.

Segundo. Neutralidad de los medios públicos de Cataluña (Televisió de Catalunya y Catalunya Ràdio)

El informe no analiza el cumplimiento de las misiones de servicio público al que la ley obliga en relación con el cumplimiento del principio de neutralidad, imparcialidad y equilibrio en las informaciones, entrevistas y debates. Estos consejeros han alertado sobre este hecho y han pedido repetidamente, en sesiones plenarias del Consejo, que se analizaran:

  • Posibles incumplimientos del deber de neutralidad.
  • Situaciones de toma de partido de algunos profesionales de la CCMA en la campaña electoral.
  • Existencia de una posible línea editorial que implique un posicionamiento de parte del medio público.

No creemos que el Consejo del Audiovisual de Catalunya pueda obviar la verificación de este hecho en el momento de emitir el informe sobre la cobertura de la información sobre las elecciones y de la campaña electoral.

La toma de partido y la falta de neutralidad a las que nos referimos han sido objeto de artículos de opinión en la prensa escrita. En situaciones similares, el CAC ha actuado de oficio ante la trascendencia pública de los hechos denunciados. No ha sido así en esta ocasión.

Por otro lado, forma parte de las obligaciones del CAC —artículo 115 de la Ley del Audiovisual de Cataluña— velar por el cumplimiento de las misiones de servicio público por parte de los medios de la CCMA. Esta obligación debe ser abordada ante la mínima sospecha de incumplimiento.

Tercero. Tratamiento de las informaciones relacionadas con las resoluciones de la Junta Electoral por parte de los medios públicos de la CCMA

En el Informe aprobado no se analiza el tratamiento de las noticias sobre la Resolución de la Junta Electoral Central en relación con la compensación por la retransmisión de la Via Lliure. El CAC no puede obviar un análisis más preciso ante un posible tratamiento imparcial del tema, ya que, de los datos cuantitativos del Informe aprobado, se desprende el posicionamiento de parte de la CCMA. En todo conflicto, un medio público está obligado a dar voz a todas las partes implicadas de modo equilibrado, un hecho que no se ha producido en este caso. El CAC no puede ser permisivo en la utilización hecha por parte de los medios públicos cuando dan su propia versión menospreciando el derecho de los partidos políticos a recurrir a la Junta Electoral y a reclamar neutralidad y proporcionalidad.

Por otra parte, falta un análisis preciso del tratamiento que hizo Televisió de Catalunya y Catalunya Ràdio en la emisión de los espacios compensatorios ordenados por la Junta Electoral Central, a fin de evaluar si dicho tratamiento se realiza respetando el espíritu de no causar un perjuicio a las fuerzas políticas no presentes en la Via Lliure.

Daniel Sirera

Carme Figueras

Eva Parera

El CAC entra en campaña

Voto particular que presentan los consejeros Carme Figueras, Daniel Sirera y Eva Parera, al acuerdo 119/2015 del Consejo del Audiovisual de Cataluña sobre el seguimiento de la campaña de las elecciones al Parlamento de Cataluña del 27 de septiembre de 2015.

El acuerdo adoptado en el día de hoy, 2 de septiembre de 2015, por tres votos a favor, tres en contra y el voto de calidad del presidente del CAC, contempla la incorporación del seguimiento diario de las informaciones, entrevistas y debates sobre la campaña electoral de las televisiones de ámbito estatal: La 1 de TVE, Telecinco y Antena3.

Los consejeros abajo firmantes nos oponemos a esta incorporación en los análisis periódicos de seguimiento de la campaña, por los siguientes motivos:

1.      El ámbito competencial del CAC se circunscribe al seguimiento y control de los medios audiovisuales del ámbito catalán, incluyendo TVE en su desconexión para Cataluña. El seguimiento del CAC en el periodo de la campaña electoral debería limitarse, como siempre se ha hecho en elecciones anteriores, a TV3, TVE en Cataluña, 8tv, Punt Avui TV, Catalunya Ràdio y RAC1, que son de nuestra competencia.

2. Consideramos que no es justificable el uso de recursos públicos en tareas de análisis de medios que no están bajo la competencia del Consejo. La inclusión de estas televisiones incrementará de manera considerable el número de horas de personal necesario para el visionado y el análisis de los informativos y magazines informativos de las tres cadenas de ámbito estatal.

3. Los informes de pluralismo son encargo explícito del Parlamento de Cataluña y todos los cambios que se han introducido a lo largo de la historia del CAC han sido consensuados con los grupos parlamentarios, hecho que aquí no se ha producido.

4. Finalmente, consideramos imprescindible garantizar el deber de neutralidad que debe mantener el Consejo en todo momento. Con la inclusión de las cadenas estatales en el informe de seguimiento de la campaña electoral se corre el riesgo de entrar en una comparativa de carácter político en la que el Consejo, como organismo regulador, independiente y autónomo, no debe entrar ni fomentar.

El Gobierno catalán, “preparat” para incumplir la ley

Mediante el informe 25/2015, de 29 de mayo, el Área de Contenidos del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), ha analizado el contenido del spot publicitario Preparats de la Generalidad de Cataluña, emitido el 25 de mayo de 2015, a las 21.36 horas por el canal TV3. El acuerdo 76/2015 de 3 de Junio de 2015 considera que este spot “se adecua” a lo establecido en el artículo 109 de la Ley 22/2005, de 29 de diciembre, de la Comunicación Audiovisual de Cataluña  (LCA) y que “cumple” con la Ley 18/2000 de Publicidad Institucional.

Mi opinión, en cambio, es contraria a la de la mayoría del Consejo y por los motivos que a continuación detallo debería haberse aprobado un acuerdo instando a la retirada inmediata de la campaña institucional de la Generalidad de Cataluña Preparats.

1. La campaña incumple el contenido del artículo 109 de la Ley 22/2005, de 29 de diciembre, de la Comunicación Audiovisual de Cataluña que establece claramente en su punto segundo que “La publicidad institucional debe cumplir los siguientes requisitos: a) Sólo puede tener como objeto la información sobre los servicios públicos”.

En este sentido, cabe recordar la definición de servicio público que la propia Generalidad de Cataluña hace en los documentos que la Escuela de Administración Pública utiliza para formar a sus funcionarios: El servicio público es la actividad prestacional o de servicio público es la actividad mediante la cual la Administración dispensa determinadas prestaciones materiales a los ciudadanos (por ejemplo, el servicio de aguas, el transporte urbano, la sanidad, la educación, etc.).”

http://eapc.gencat.cat/web/.content/home/publicacions/temaris/administracio_especial/cos_de_titulacio_superior/docs/iv_ladministracio_publica_el_dret_administratiu/tema_13.pdf

En la campaña institucional de la Generalidad de Cataluña no se ofrece a los ciudadanos ninguna información sobre ninguno de los servicios públicos que ofrece la administración autonómica.

2. La campaña incumple el contenido del artículo 4.a de la Ley 18/2000, de 29 de diciembre, de la Publicidad Institucional que establece como principio básico “la utilización no partidista de la publicidad institucional. Ninguna comunicación publicitaria institucional debe ser partidista, ni tener puntos de similitud con la publicidad que lleve a cabo ningún partido político para su propia imagen o la captación de afiliados (…).

Así, a pesar de que la Asamblea Nacional Catalana no es un partido político, el propio CAC la considera un actor político en sus informes de pluralismo y fue precisamente esta entidad la que lanzó la campaña “Estamos preparados para ser independientes”  en la que se repiten lemas, frases e imágenes que también encontramos en la campaña de la Generalidad de Cataluña.

https://assemblea.cat/?q=node/7939

Sin duda, cuando la Generalidad de Cataluña inicia su campaña institucional con la frase “una nueva realidad se acerca cargada de esperanza y renovada ilusión” no está anunciando un nuevo servicio público al servicio de los catalanes sino que está intentando influir en las elecciones convocadas informalmente para el próximo 27 de septiembre que, desde la óptica de algunas fuerzas políticas (entre ellas, las que forman parte del Gobierno de Cataluña), van a servir para culminar el llamado “proceso” que pretende separar Cataluña del resto de España.

PD: Aprovecho este voto particular para denunciar que el Presidente del Consejo ha hecho público el contenido del acuerdo del CAC al que hace referencia este voto particular antes incluso de que éste consejero haya podido presentar este voto particular.  De este modo, el presidente del Consejo ha comunicado públicamente el contenido del acuerdo pero no el contenido del voto particular, lo cual vulnera el artículo 6.2 del Estatuto Orgánico y de funcionamiento del CAC que establece que (…) “los votos particulares (…) se notificarán a las personas interesadas (en este caso, la sociedad catalana) al mismo tiempo que el texto del acuerdo (…).

Para vuestra información, os dejo aquí el link al voto particular hecho por la Consejera Carme Figueras

http://carmefiguerassinyol.blogspot.com.es/2015/06/vot-particular-de-la-conselleracarme.html

La paja en el ojo ajeno …

Voto particular que he presentado contra el Acuerdo 61/2015, de 22 de abril, del Pleno del Consejo del Audiovisual de Cataluña sobre el reportaje Querella contra Mas emitido en el programa Informe semanal de la Corporación RTVE

Con fecha 5 de diciembre de 2014 tuvo entrada en el CAC una queja en relación con el reportaje Querella contra Mas que formaba parte del programa Informe Semanal emitido el 22 de noviembre de 2014 en La 1, en la que se señalaba que en el programa había “falta de rigor, de pluralidad de opiniones y poco respeto por la opción ciudadana a elegir si su futuro debe seguir o no ligado al reino de España […]”.

A raíz de esta queja, el Área de Contenidos del CAC elaboró el Informe 4/2015, que, con un coste de elaboración de 45 horas, incluye, entre otras conclusiones, que, “[…] con respecto a las declaraciones a cámara recogidas expresamente, presentan una práctica unidireccionalidad en cuanto al posicionamiento respecto al tema que se está tratando en la información” y, en cuanto a los fragmentos del off objeto de la queja, que “el programa da a entender que todas las mesas de participación fueron presididas por dirigentes de ERC. Este hecho es presentado como una causa de falta de garantía democrática”.

A partir de este informe, el Área Jurídica del CAC afirma que “el reportaje Querella contra Mas emitido en el programa Informe Semanal incluye contenidos informativos que suponen un incumplimiento de los objetivos y las funciones de servicio público de la CRTVE previstos [… ] en el Mandato Marco y en los principios básicos de la programación de RTVE” [independencia, neutralidad, pluralismo, imparcialidad y rigor].

Sorprende a este consejero el hecho de que en el informe jurídico y en el acuerdo se hable “de unidireccionalidad en cuanto al posicionamiento” de las personas que son entrevistadas en el programa y concluya que estos hechos ponen de manifiesto que ha existido en el reportaje “una valoración no neutral de los hechos” cuando, en cambio, y como ejemplo, en el Acuerdo 80/2013, de 10 de julio, del CAC sobre el documental Hola, Europa! emitido por TV3, se señala textualmente que “el relato de este documental está construido sobre la base de 31 personas […] de procedencia política, ámbito profesional y disciplina teórica diversa que […], desde diferentes sensibilidades, convergen en el mismo punto de vista, una posible independencia de Cataluña […]. En este caso, el Consejo del Audiovisual de Cataluña consideró que el hecho de que 31 personas opinaran a favor de la independencia de Cataluña en un documental “favorable al derecho a la autodeterminación de Cataluña” […] aportaba “puntos de vista y sensibilidades diferentes” y, por lo tanto, “no se observa una vulneración de las misiones de servicio público, dado […] que el análisis del principio de pluralismo abarca un periodo de tiempo más amplio que permita valorar su observancia o inobservancia”.

Teniendo en cuenta que el documental Hola, Europa! emitido por TV3 tuvo una duración de 89 minutos y que el CAC, mediante el Acuerdo 80/2013, mantuvo que éste era un tiempo insuficiente para valorar el pluralismo, sorprende mucho a este consejero que se pueda afirmar, en cambio, que el reportaje de TVE Querella contra Mas no fue plural, teniendo en cuenta que su duración fue de sólo 7 minutos y 47 segundos.

El acuerdo del CAC también hace referencia a un corte de voz de la voz en off que dice textualmente: “Más de dos millones de catalanes sobre un censo de más de seis millones votaron el 9N, 2 de cada 3 no votaron. Sobre un escenario inédito se abrieron colegios y se organizaron mesas con urnas de cartón. Al frente de ellas, destacados dirigentes de Esquerra hacían el recuento de votos. Sin ninguna garantía democrática, sin censo ni registro oficial, pudieron votar extranjeros y menores de 16 años”. En relación con este corte de voz, en el Acuerdo del CAC se apunta que “introduce elementos de valoración no neutrales” y que, además, en el reportaje se califica de “problema” el “proceso soberanista” de Cataluña. En concreto, en el acuerdo del CAC al que me opongo mediante este voto particular se mantiene que estas afirmaciones de la voz en off “conllevan una valoración no neutral de los hechos”.

No comparto que se diga que “estas afirmaciones no son neutrales” cuando los hechos que se detallan no recogen una “valoración”, sino una descripción de la realidad.

Decir que 2 de cada 3 catalanes no fueron a votar el 9N no es hacer “una valoración no neutral”, es describir la realidad tal como se produjo  (http://politica.elpais.com/politica/2014/11/09/actualidad/1415542400_466311.html).

Decir que es que se abrieron colegios y se organizaron mesas con urnas de cartón no es hacer “una valoración no neutral”, es describir la realidad tal como se produjo (http://www.europapress.es/nacional/noticia-generalitat-elige-modelo-urna-9n-20140523135140.html).

Decir que entre otras muchas personas, destacados dirigentes de Esquerra –entre ellos su secretario general– participaron en el recuento de votos no es hacer “una valoración no neutral”, es describir la realidad tal como se produjo (http://www.lasexta.com/noticias/nacional/lasexta-noticias-caza-junqueras-escrutando-papeletas_2014110900148.html).

Decir que no existió ni censo ni registro oficial no es hacer “una valoración no neutral”, es describir la realidad tal como se produjo (http://www.antena3.com/noticias/espana/votacion-celebra-ninguna-garantia-democratica_2014110900096.html).

Y decir que los extranjeros pudieron votar (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/10/15/catalunya/1413371440_240173.html) tampoco es hacer “una valoración no neutral”, es describir la realidad tal como se produjo.

Esta es la realidad. Esta fue, además, una consulta suspendida cautelarmente por el Tribunal Constitucional que, sin embargo, se llevó a cabo. Y este hecho, aunque la mayoría del CAC no lo entienda así, ha generado un grave problema social, judicial y político que ha sido reconocido como tal por diferentes miembros del Gobierno de Cataluña y destacados dirigentes de la coalición que gobierna la Generalitat (http://www.lavanguardia.com/politica/20140929/54416437201/duran-reclama-rajoy-propuesta-votar-9-n-no-agravar-problema.html).

En el Acuerdo 61/2015, de 22 de abril, del CAC se señala que “el reportaje Querella contra Mas emitido en el programa Informe Semanal incluye contenidos informativos que suponen un incumplimiento de los objetivos y las funciones de servicio público de la CRTVE previstos en la Ley 17/2006, de 5 de junio, en la Ley 7/2010, de 31 de marzo, en el Mandato Marco y en los principios básicos de la programación de RTVE”, pero en ningún caso concreta cuáles son y las razones que llevan al Consejo a mantener tal afirmación.

Por otra parte, no es función de este Consejo vigilar el cumplimiento de la misión de servicio público encomendada a los prestadores del servicio público de comunicación audiovisual de ámbito estatal, función que en el artículo 9.8 de la Ley 3/2013, de 4 de junio, de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, se atribuye en exclusiva a esta Comisión.

Barcelona, 23 de abril de 2015

TV3 (con el beneplácito del CAC) trata de ignorantes a 715.802 catalanes

 

Voto particular que presenta el consejero Daniel Sirera Bellés al Acuerdo 12/2015, de 4 de febrero, del Pleno del Consejo del Audiovisual de Cataluña, en relación con los comentarios efectuados en la sección “El comentari d’Empar Moliner”, en el programa Els matins de TV3 del 22 de septiembre de 2014

 

El 19 de noviembre de 2014 tuvo entrada en el registro del Consejo del Audiovisual de Cataluña (registro núm. 1248/2014) una queja firmada por el Sr. Santi Rodríguez Serra, portavoz adjunto del Grupo Parlamentario del Partido Popular de Cataluña sobre los comentarios efectuados en la sección “El comentari d’Empar Moliner”, en el programa Els matins de TV3 del 22 de septiembre de 2014, contra la vicepresidenta del Gobierno de España y los ciudadanos de Madrid.

El contenido de la transcripción de la intervención de la Sra. Empar Moliner es el siguiente:

«Señora Garcia-Melero, tengo para usted unos titulares que ahora le enseñaré.

Primero de todo, este: “Santamaría avisa a Mas que es el presidente de todos y que lo es gracias a la Constitución”.

Y este otro: “El Gobierno llama a la reflexión a la política catalana”. Esta postproducción dice: “No se puede permitir que alguien piense que se puede incumplir la legalidad para ver qué obtiene. A ver si me dan algo”.

“A ver si me dan algo” dices tú, Soraya. Tú, me das algo a mí. Vosotros nos dais algo a nosotros. Nosotros nos saltamos la legalidad a ver qué obtenemos, a ver si nos dais algo. ¿Por qué me tratas como si fuera una pobre? Dame algo. Me quejo, a ver si me dais algo. Como mi madre, en la infancia, cuando le pedía a mi padre y él le decía: ¡siempre estás pidiendo! La pasta la tenía aquí, en el bolsillo, cerca de la bragueta.

Tú decides, yo obedezco. Tú lo tienes todo y me humillas… Y la razón por la cual tú administras lo mío y lo tuyo es puramente nacionalista y nos convierte en desiguales. O sea, el centro de España está en Madrid. Haber nacido en Madrid hace que tú me mandes a mí y que mandes a los políticos que yo he elegido. Yo te envío la pasta que gano y tú me devuelves lo que consideras, y quieres que sigamos así.

Yo pago tus reyes y tus ministerios, tus autopistas –por qué no siento que sean ni mis reyes ni mis ministerios ni mis autopistas, y no creo que sirvan para nada además– y cuando protesto y quiero irme, no me dejas. Y todo esto por motivos geográficos: tu ciudad está en el centro del reino de España.

Y ya no se trata de que os duela y os ofenda –te juro que lo comprendo muy bien– que muchos de nosotros no nos sintamos en absoluto españoles. Se trata de la microgestión: la microgestión ahorra y esto algún día también lo verán los canarios y los andaluces por muy españoles, ellos sí, que se sientan.

Tú lo tienes todo. Tus hijos, vuestros hijos van a la escuela y estudian en vuestra lengua. Los nuestros van a la escuela y aprenden la nuestra y la vuestra. Como sabes, no hay ni un solo niño que no escriba y hable el castellano tan bien o tan mal como los vuestros –ya lo habríais encontrado.

En fin, los nuestros tienen ese acento tan molesto, pero a cambio no dicen ni Madriz, niálbun ni pódiun. Supongo que por eso os da tanta urticaria la palabra referéndum, termina con m. Mi suegra es malagueña. Amo tu lengua, amo tu literatura, tu tierra, pero me ahogo. Me asfixio, Soraya, no me dejas respirar, ¡no puedo más!

¿Cómo te atreves a decir que nos saltamos la ley a ver si nos dan algo? ¿Qué pasa, no somos iguales? Cuando tú vas al lavabo a hacer eso que los no escatológicos llaman “hacer popó”, ¿no hueles como yo? Cuando tienes un orgasmo, ¿no gritas como yo? ¿No te crecen las uñas de los pies como las mías?

Mírame, ¿tú te sentirías digna y libre si hoy alguien en Barcelona hubiese dicho esto de vosotros? ¿Que los de Madrid os saltáis la ley a ver si os dan algo? ¿Querrías esto para tus hijos? Soraya, muchacha, eres muy joven, cuando tú no habías nacido, ni tus bisabuelos ni tus tatarabuelos, aunque te parezca mentira, ya había presidente de la Generalitat.

Me falta la respiración cuando os oigo decir cosas de estas, porqué en vuestro… osado atrevimiento, en … podríamos decir en vuestra mantecosa ignorancia, os veo capaces de cargároslo todo. Me voy, me voy, ¡porras!»

 

El Acuerdo del Pleno del Consejo al que este consejero se ha opuesto concluye que “la expresión satírica es una manifestación de la libre opinión de ideas, creencias o juicios de valor, y su ejercicio llega a los máximos niveles de protección cuando se dirige a personas, colectivos o instituciones con relevancia pública, sin que en el caso analizado, y con independencia de que se trate de un prestador público, se aprecie la existencia de una vulneración de la normativa vigente”.

Tanto el informe jurídico del CAC como el acuerdo aprobado se refieren al comentario de la Sra. Moliner como “manifestaciones humorísticas e irónicas”. A juicio de este consejero, las manifestaciones transcritas en este voto particular no son ni “irónicas” ni “humorísticas”, sino todo lo contrario y chocan frontalmente con el libro de estilo de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA).

Así, el libro de estilo de la CCMA establece, en el punto 2.1.3.5.1, que “Nuestros contenidos de entretenimiento se basan en el respeto por las personas y fomentan valores constructivos y cohesionadores. […]”. Más concretamente, en el punto 2.1.3.5.2.1 se señala que “En nuestros magazines hay una parte de información y una parte de entretenimiento. Recogemos aspectos de la actualidad y ayudamos a interpretarla, con entrevistas, reportajes y la opinión y la valoración de expertos colaboradores […]. Los colaboradores que intervienen en los programas [y Empar Moliner lo es], de la misma manera que el resto de profesionales, deben observar y cumplir nuestros principios [los de la CCMA] bajo la responsabilidad de la persona que dirige el espacio”.

Así, en el punto 1.1.1.2.1 de la Guía editorial de la CCMA se señala que “Como servicio público audiovisual, la CCMA refleja la diversidad, garantiza el pluralismo y la imparcialidad […]”.

En el punto 1.1.2.1.4 de la Guía editorial de la CCMA se establece también que “Los medios de la CCMA difunden la actividad de las instituciones que representan a la ciudadanía y colaboramos con ellas en atención al interés público”. En este mismo punto, el libro de estilo sentencia que “el compromiso con el país supone el respeto por sus instituciones”.

Y ello no sólo obliga a respetar al Gobierno de España, institución que representa al conjunto de la ciudadanía, incluyendo la que vive y trabaja en Cataluña, sino que en el punto 1.1.2.3.1 se dispone que “Tratamos a todas las personas con el máximo respeto”. ¿Trató la colaboradora de Els matins a la vicepresidenta del Gobierno con el respeto que merece?

En el punto 1.2.2.2.2 de la Guía editorial de la CCMA se establece que “Utilizamos un lenguaje respetuoso que favorezca la convivencia y el civismo. Por este motivo evitamos las expresiones groseras innecesarias […]”.

La Guía editorial de la CCMA va más allá al pedir a sus profesionales que se abstengan de hacer “manifestaciones públicas que comprometan la imparcialidad de nuestros medios” y les prohíbe expresamente “emitir mensajes o comentarios ofensivos o despectivos” incluso “cuando expresen su opinión en artículos periodísticos, tertulias o entrevistas en otros medios”.

En el punto 2.1.1.6.6 de la Guía editorial de la CCMA, respecto a críticos y expertos que participan en los programas de la CCMA, también les indica que “sus comentarios y críticas sean razonados y fundamentados, sin descalificaciones gratuitas […]”.

El comentario de la Sra. Empar Moliner no fue imparcial, no respetó a la institución a la que pertenece la vicepresidenta del Gobierno, utilizó expresiones groseras del todo innecesarias, expresó su opinión personal y descalificó gratuitamente a la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría, incumpliendo así la Guía editorial de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, que también obliga a los colaboradores de los programas de la televisión pública.

 

 

A modo de reflexión final:

Este consejero no entiende que una colaboradora de una televisión pública (TV3) se permita hablar en nombre de todos los catalanes como si todos los catalanes pensásemos lo mismo que ella. Por mucho que el acuerdo del Consejo apele a la libertad de expresión de la Sra. Empar Moliner, no me parece de recibo que esta persona utilice un espacio público en una televisión pública que pagamos todos los catalanes para dejarse llevar por sus filias y sus fobias. En democracia, lo normal si alguien quiere hacer política es presentarse a unas elecciones. Pero utilizar un espacio en la televisión pública para descalificar a un partido y a un gobierno democrático y defender una posición política, en este caso, favorable a la independencia de Cataluña, no me parece propio de las misiones de servicio público que debe cumplir TV3.

A la Sra. Moliner no la ha elegido nadie pero le pagamos su sueldo entre todos. Y son muchos los catalanes a los que la Sra. Moliner ha ofendido, a todos los catalanes que en el ejercicio de su libertad votaron al partido de la Vicepresidenta del Gobierno de España. Esos votos, 715.802 en Cataluña y 10.830.693 en el conjunto de España merecerían no sólo el respeto de la Sra. Moliner sino la respuesta inmediata de los responsables de este programa y la dirección de la cadena que no debería mirar hacia otro lado como si no pasase nada. Hay 715.802 catalanes y catalanas a los que la Sra. Moliner ha ofendido, tratándoles como menores de edad. Y la Sra. Sáenz de Santamaria es la Vicepresidenta del Gobierno de España, de todos los españoles, también de los que viven en Cataluña y, como tal, merece un respeto institucional, aún más desde una Televisión Pública. Los comentarios machistas y despectivos que la Sra. Moliner realizó en TV3  contra ella, tildándola, entre otras cosas, de “ignorante” son, desde mi punto de vista, impropios de una televisión pública democrática y de calidad.