Archivo de la categoría: Sin categoría

¿Es constitucional que la Generalitat pueda resolver un contrato si el contratista se dirije a ella en castellano?

Voto particular que presenta el consejero Daniel Sirera al Acuerdo 31/2017, de 26 de abril, del Pleno del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), sobre la contratación de un servicio de asesoramiento y mediación de contratos de seguros privados del Consejo del Audiovisual de Cataluña

El Consejo del Audiovisual de Cataluña ha decidido contratar un servicio de asesoramiento y mediación de contratos de seguros privados mediante un procedimiento abierto.

La cláusula 31.5.c del pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato privado del servicio de asesoramiento y mediación de contratos de seguros privados del CAC establece que es una obligación del contratista “utilizar el catalán en sus relaciones con el Consejo del Audiovisual de Cataluña derivadas de la ejecución del objeto de este contrato […].

Asimismo, la cláusula 40 del pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato mencionado señala que el incumplimiento de las obligaciones previstas en la cláusula 31.5.c en relación con el uso del catalán “es causa específica de resolución del contrato”.

Estas han sido incorporadas al pliego de cláusulas administrativas particulares a raíz de lo establecido en las letras a y b del punto 1 del apartado 6 del anexo de la Recomendación 1/2009, de 30 de julio, del Pleno de la Junta Consultiva de contratación Administrativa de la Generalidad de Cataluña.

El artículo 3 de la Constitución española dispone que el castellano es la lengua oficial del Estado, lengua que todos los españoles tienen el derecho a utilizar y el deber de conocer. A tal efecto, hay que tener en cuenta que la Sentencia 31/2010, de 28 de junio, que estima parcialmente el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto de autonomía de Cataluña, establece, con respecto al tema de la lengua, la inconstitucionalidad y nulidad de la expresión “y preferente” del apartado 1 del artículo 6. El Tribunal Constitucional (TC) justifica esta declaración considerando que esta expresión conlleva imponer el uso del catalán con la exclusión del castellano. Concretamente, el TC establece que “[…] La definición del catalán como lengua propia de Cataluña no puede justificar la imposición estatutaria del uso preferente de aquella lengua, en detrimento del castellano, también idioma oficial en la Comunidad Autónoma, por las Administraciones Públicas […]. No admitiendo, por tanto, el inciso “y preferente” del arte. 6.1 del EAC una interpretación conforme con la Constitución, debe ser declarada inconstitucional y nulo […] “.

Esta misma fundamentación es la que utiliza el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en la Sentencia 772/2015, de 9 de diciembre, para anular determinados mandatos o reglas establecidos en el Protocolo de usos lingüísticos para el sector sanitario público en Cataluña y el Modelo de protocolo de usos lingüísticos para la Generalidad de Cataluña y el sector público que depende al señalar que “son nulos los mandatos que pretenden imponer el uso del catalán en detrimento del castellano”.

Igualmente, la Sentencia 316/2012, de 23 de mayo, del TSJC, declaró nulos los artículos del Reglamento de uso de la lengua catalana del Ayuntamiento de Barcelona que consideraban el catalán como lengua de uso preferente.

En este sentido, hay que tener en cuenta que la redacción de la letra a del punto 1 del apartado 6 del anexo de la Recomendación 1/2009, de 30 de julio, del Pleno de la Junta Consultiva de Contratación Administrativa de la Generalidad de Cataluña, que ha sido incorporada al pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato privado del servicio de asesoramiento y mediación de contratos de seguros privados del CAC, conlleva, en opinión de este consejero, la imposibilidad real de emplear el castellano por parte de la entidad adjudicataria de este concurso público. El hecho de que la cláusula 31.5.c señale que es una obligación de la entidad adjudicataria “utilizar el catalán en sus relaciones con el Consejo del Audiovisual de Cataluña”, va más allá de la consideración de uso preferente de una lengua sobre la otra, ya que, de hecho, impide el uso del castellano.

Además, el hecho de que la cláusula 40 del pliego de cláusulas administrativas particulares señale que el incumplimiento de las obligaciones previstas en la cláusula 31.5.c -emplear el catalán- sea una “causa especifica de resolución del contrato” configura, por sí misma, una condición que no sólo da una clara prevalencia del catalán en detrimento del castellano, sino que también prohíbe, de hecho, el uso de la lengua castellana por parte de la entidad adjudicataria de este concurso (ya que si lo hace verá resuelto el contrato), lo que, desde mi punto de vista, es del todo inconstitucional.

Barcelona, ​​28 de abril de 2017

Anuncios

Cuando la opinión se convierte en información

Voto particular que presentan los consejeros Carme Figueras Siñol, Daniel Sirera Bellés y Eva Parera Escrichs, al Acuerdo XX/2017, del Consejo del Audiovisual de Cataluña, sobre el análisis de la sección “La dèria de l’Empar Moliner” en el programa Catalunya migdia, de Catalunya Ràdio, emitida el 4 de noviembre de 2016

Los consejeros abajo firmantes hemos votado en contra del Acuerdo XX/2017, aprobado con el voto de calidad del presidente, ya que consideramos que se ha vulnerado la normativa audiovisual y el libro de estilo de la CCMA. Es un hecho contrastado que Empar Moliner miente cuando dice que la alcaldesa de Berga ha sido detenida por colgar una bandera en el balcón del ayuntamiento. La realidad es que la alcaldesa de Berga fue detenida por no haberse personado en el juzgado tras dos requerimientos por un presunto delito electoral.
Los motivos de nuestro desacuerdo se fundamentan en las siguientes consideraciones que más adelante se desarrollan:
1. Catalunya migdia es un programa informativo que se emite de 14 a 16 horas, simultáneamente por Catalunya Ràdio y Catalunya Informació.
2. Cuando informa sobre la detención de la alcaldesa de Berga debe hacerlo sobre hechos verídicos y no tergiversados, aunque emita su opinión.
3. Empar Moliner es una colaboradora fija, que ejerce de copresentadora del programa y no una tertuliana y, por lo tanto, está sometida al principio de veracidad.
4. En cualquier caso, si, tal como afirma el acuerdo adoptado con el voto de calidad del presidente, fuera una opinión emitida por una colaboradora externa o tertuliana, el acuerdo debería haber llamado la atención sobre el hecho de que el conductor del programa debería haber corregido la información que Empar Moliner daba a fin de adecuarla a la veracidad, lo que no hizo.

El Informe 5/2017 del Área de Contenidos del CAC señala lo siguiente sobre el contenido de la sección “La dèria de l’Empar Moliner” y del vídeo de un minuto en el que explica qué dirá en esta sección:
«[…] El comentario de Empar Moliner del 4 de noviembre (en la sección “La dèria…” y en el video transcrito), construye un discurso en el que:
• Afirma que la alcaldesa de Berga fue detenida “por razones políticas” (“La dèria…”) y “por colgar una estelada en el balcón del Ayuntamiento” (vídeo). […]
• Afirma que el propósito de que la detención de la alcaldesa la llevaran a cabo miembros del cuerpo de Mossos es “empequeñecer al independentismo” y “enfrentar a JxSí y a la CUP”.
• Interpela a los oyentes para que se pregunten sobre la responsabilidad en la detención de Venturós: “Pensemos un momento quien ha ordenado esto” (vídeo).
• En “La dèria…” se plantea, en primera persona, cuál es la fuerza del independentismo (“¿Nos lo creeemos?”, “¿con qué fuerza contamos”, “¿qué capacidad tenemos?”) y cuál debería ser la acción de las fuerzas independentistas en el momento actual (“¿Podemos plantear un problema auténtico? ¿Una huelga general?” Si no hacemos un acto unitario…”).
• En el vídeo pide, en primera persona del plural, unidad de acción al independentismo: “Yo diría que tenemos una AMI, ¿no? Pues ¿por qué no hacemos un acto conjunto todos los ayuntamientos? […] ¿No debemos actuar conjuntamente?”
• Agradece a “Sabadell” que haya colgado una estelada.
• Compara la falta de voces críticas a la detención de la alcaldesa por parte de los que criticaron la detención de unos titiriteros en Madrid, acusados de exaltación del terrorismo (“¿dónde están los que se morían de gusto […] con los titiriteros?”) o de los que califica como “los ‘je suis’” (“La dèria…”).

[…] Así,
• Empar Moliner realiza diferentes valoraciones personales sobre los temas de actualidad que trata: habla en primera persona del plural cuando se refiere a la parte de la ciudadanía que estaría de acuerdo con la creación de un estado independiente para Cataluña y realiza una crítica explícita o implícita a las fuerzas políticas y los posicionamientos contrarios.
• Respecto de la valoración sobre la detención de la alcaldesa de Berga, tanto en “La dèria…” como en el vídeo la periodista establece una relación causa-efecto entre la detención y la presencia de la bandera estelada en la fachada del Ayuntamiento. […]»

El Acuerdo adoptado con el voto de calidad del presidente considera que Empar Moliner es una tertuliana más de este programa y que, por lo tanto, sus declaraciones están amparadas por la libertad de expresión. Este criterio sólo es aplicable a los tertulianos externos y no a los conductores de los programas. Menos aún en el caso de los programas informativos como lo es Catalunya migdia.
Los consejeros abajo firmantes no estamos de acuerdo en que este programa sea considerado por el CAC como un programa de opinión en su segunda hora. De hecho, son varios los motivos por los que se puede afirmar que se trata en su totalidad de un programa informativo:
Según la web de la CCMA, el programa Catalunya migdia es un programa informativo conducido por Oscar Fernández que se emite, diariamente, de lunes a viernes de las 14 a las 16 horas. Este programa se emite simultáneamente por Catalunya Ràdio i Catalunya Informació. Que se trata de un programa informativo queda demostrado claramente en la propia web de la CCMA:
En estos contenidos de la propia CCMA misma no sólo se afirma que se trata de un espacio informativo en las dos horas, sino que se ve claramente que Empar Moliner no es una tertuliana del programa, sino una colaboradora fija que codirige la segunda hora de Catalunya migdia junto con Óscar Fernández, tal como queda acreditado en la parrilla de la temporada 2016-2017:

Además, cabe destacar que el objetivo de la segunda parte del programa es “profundizar con la comprensión de la actualidad”.
Por otra parte, el director de Catalunya Ràdio, Saúl Gordillo, afirmó en una comparecencia ante la Comisión de Control de la CCMA del Parlamento de Cataluña, el 16 de septiembre de 2016, en respuesta a una pregunta del diputado Jordi Cuminal sobre la programación de la nueva temporada, el siguiente:
“[…] Hemos hecho un informativo de dos horas al mediodía, de dos a cuatro, con un profesional de la casa, como es Óscar Fernández, y con una segunda parte de tertulia, y conversación y análisis con un tono diferente a las tertulias convencionales, con Empar Moliner […]”.
Como ha quedado acreditado, la periodista Empar Moliner, aunque pueda ser una colaboradora fija, es la copresentadora de esta segunda hora del informativo y, por tanto, queda sometida a los principios establecidos en el Libro de estilo y en especial el de veracidad. La periodista está presente en el programa entre las 15 y las 16 horas, de lunes a viernes. Por lo menos, el público no puede hacer otra cosa que identificarla como una segunda conductora de dicho programa informativo.
En cualquier caso, si, tal como afirma el acuerdo tomado con el voto de calidad del presidente, fuera una opinión emitida por una colaboradora externa o tertuliana, el conductor del programa debería haber corregido la información que Empar Moliner daba a fin de adecuarla a la veracidad, lo que no hizo.
Por el hecho de tratarse de un espacio informativo, los contenidos deben cumplir lo establecido en el artículo 4.5 de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, general de la comunicación audiovisual, que señala que “todas las personas tienen el derecho a que la comunicación informativa se elabore de acuerdo con el deber de diligencia en la comprobación de la veracidad de la información […]”
Por otra parte, en el artículo 80.f) de la Ley 22/2005, de 29 de diciembre, de la comunicación audiovisual de Cataluña, se establece que uno de los límites de las comunicaciones audiovisuales es “hacer una separación clara entre informaciones y opiniones, y respetar el principio de veracidad en la difusión de la información. Se entiende por información veraz la que es el resultado de una comprobación diligente de los hechos”.
Finalmente, la disposición preliminar del libro de estilo afirma que este texto “vincula a los directivos, trabajadores y colaboradores fijos o eventuales de todos los medios de la CCMA, sea cual sea su relación contractual con las empresas del grupo”. Por lo tanto, el programa analizado ha incumplido los apartados del libro de estilo:
“1.1.3.1.2. Veracidad y rigor.
Los medios de la CCMA difundimos información contrastada y fiel a la realidad, explicada de forma clara, exacta y precisa.
Priorizamos la evaluación y el análisis de la información antes de difundirla para alcanzar la credibilidad que nos debe distinguir ante la ciudadanía.
No especulamos, no hacemos conjeturas y no difundimos rumores. Si desconocemos algún dato relevante de la información que ofrecemos, lo decimos.
Reconocemos los errores importantes y los corregimos con la máxima diligencia y dando a la rectificación una relevancia equivalente.
1.1.3.1.5. Imparcialidad, neutralidad y pluralismo.
Actuamos con imparcialidad, neutralidad y respeto por el pluralismo. En un conflicto, mantenemos el equilibrio razonable a la hora de dar presencia a las partes, sin reducir la información a la simple cesión acrítica de espacio en estas partes. No tomamos partido, contextualizamos las noticias y ofrecemos elementos de juicio a la ciudadanía.
2.1.1.4.1. Objetividad, imparcialidad y equilibrio informativos.
Presentamos los contenidos informativos con imparcialidad, sin tomar partido por ninguna opción y sin dejarnos influir por las fuentes que nos facilitan las noticias. […] Explicamos los hechos desde un punto de vista neutro y equidistante, y no convertimos las opiniones en hechos.”

Finalmente –y no menos importante–, el hecho de que estas dos horas del programa Catalunya migdia de Catalunya Ràdio sean retransmitidas simultáneamente por Catalunya Informació, una emisora definida como “radio especializada en información”, refuerza nuestros argumentos expuestos anteriormente y pone de manifiesto que la sección “La dèria de l’Empar Moliner” y el correspondiente vídeo del 4 de noviembre de 2016 incumplieron la normativa audiovisual y el libro de estilo de la CCMA.
Barcelona, 8 de marzo de 2017

Daniel Sirera

Eva Parera

Carme Figueras

No es sólo una canción … y lo saben

Tres consejeros del CAC hemos presentado una propuesta de acuerdo (que ha sido rechazada por tres votos en contra, gracias al voto de calidad del presidente del Consejo) en la que señalamos que Catalunya Ràdio equiparó la detención de la alcaldesa de Berga por orden de un juez (al desobedecer dos citaciones judiciales) con el régimen franquista.

A continuación, transcribo el acuerdo que no ha sido aprobado:

Análisis de la emisión de la canción Què volen aquesta gent? en el programa El suplement de Catalunya Ràdio del 5 de noviembre de 2016

Con fecha 13 de enero de 2017 el Área de Contenidos del Consejo redactó el Informe 6/2017, relativo al análisis de la emisión de la canción Què volen aquesta gent? de la cantante Maria del Mar Bonet, emitida en el programa El suplement de Catalunya Ràdio del 5 de noviembre de 2016, mientras se entrevistaba a la alcaldesa de Berga, Sra. Montse Venturós, a raíz de su detención en calidad de investigada por un delito electoral con el fin de tomarle declaración por desobedecer dos citaciones judiciales previas.

El informe de contenidos indica que esta entrevista tiene una duración de 24 minutos y 41 segundos, y la presencia de la canción objeto de análisis se produce en el marco de la sección “L’entrevista del suplement”. A tales efectos, el propio informe de contenidos expone:

«A las 8.50 h, en el inicio del programa, Ricard Ustrell recita parte de la letra de la canción Què volen aquesta gent? de Maria del Mar Bonet:

“¿Qué quiere esta gente? Una vez más de madrugada han llamado. Estaban en el rellano de la escalera. La madre cuando ha salido a abrir llevaba la bata puesta. ¿Qué quiere esa gente que llama de madrugada? El tiempo pasa, los actores cambian, pero la trama es la misma y en vez llamar de madrugada algún día acabarán quemando el timbre.”

A las 9.12 h, para cerrar la entrevista a Montse Venturós, se emite la canción Què volen aquesta gent? de María del Mar Bonet, de forma identificable.

Què volen aquesta gent? es una canción compuesta en 1968 por Maria del Mar Bonet con la letra de un poema de Lluís Serrahima. Narra la muerte de un joven estudiante con militancia política tras un registro policial en su casa.

Concretamente, el contenido de la canción narra lo siguiente:

– La policía buscar a un estudiante de madrugada para detenerlo ante la sorpresa de la madre.
– El estudiante está comprometido políticamente.
– El estudiante muere cuando intenta huir de la policía.

La canción se emite superpuesta al contenido de la entrevista, entre las 9.12 h y las 9.14 h, que en ese momento repasa la trayectoria política de Montse Venturós. La canción pasa a primer término en dos ocasiones por lo que puede identificarse.

El análisis de la canción Què volen aquesta gent? muestra que:
• Tanto el poema como la canción narran un hecho relacionado con la represión franquista contra el activismo político clandestino.
• Se emite en un formato que permite la comprensión de parte de la letra.
• Independientemente de la comprensión de la letra, la canción forma parte del imaginario colectivo en relación con la lucha antifranquista.

La situación narrada por la canción tiene en común con el objeto de la entrevista a Montse Venturós:

• Una detención a cargo de fuerzas policiales.
• La persona detenida tiene actividad política.
• Que la detención tiene lugar de madrugada (en la canción) o a primera hora de la mañana (Montse Venturós).

Estos elementos se ponen de manifiesto cuando Ricard Ustrell, al inicio del programa, afirma que “los actores cambian, pero la trama es la misma”.

Así, la emisión de la canción en el transcurso de la entrevista a la alcaldesa de Berga establece una relación implícita entre algunos de los hechos que narra la canción y los acaecidos en Berga el 4 de noviembre. Se trata de una función de recurso o complemento referencial de la entrevista.»

En relación con el papel de la música en las emisiones radiofónicas, el Manual de uso del Llibre d’estil de la CCMA dedica el epígrafe 2.2.5.3.3 a “La música como elemento complementario”:

“Utilizamos la música como recurso para reforzar el discurso oral cuando el formato y el contexto nos lo permitan. La música como complemento puede estar presente en las informaciones y en los espacios de entretenimiento, siempre que hacemos un tratamiento adecuado. Las canciones y los temas instrumentales sirven para reforzar el mensaje que queremos transmitir.”

Este epígrafe establece lo siguiente sobre la selección y el tratamiento:
2.2.5.3.3.1: “Seleccionamos con rigor y sentido estético las piezas musicales que utilizamos como complemento, estén relacionadas directamente con los contenidos que ilustran (una pieza de un disco que se presenta en el mercado, una composición de un músico que ha muerto), como si sólo tienen una relación referencial (música de salsa para hablar de Puerto Rico) o estética (música ambiental en un reportaje sin una vinculación directa). La música debe ser adecuada a la materia y al tono.

La elección de una pieza musical como complemento no es gratuita ni arbitraria, responde a un motivo y ayuda a transmitir el mensaje. […]”
Por todo lo expuesto, se puede concluir que la elección de la canción Què volen aquesta gent? incumple el Llibre d’estil en los apartados mencionados anteriormente, dado que el recurso musical empleado no es inocuo, puesto que equipara una situación de detención policial del presente momento democrático con una detención producida durante la dictadura franquista.

Del mismo modo, el entrevistador refuerza esta vinculación de la detención de la alcaldesa con la época franquista, cuando afirma que “los actores cambian, pero la trama es la misma”, equiparando una detención por incomparecencia ante un tribunal con una detención por oponerse a la dictadura franquista.

Por todos los motivos expuestos, el Pleno del Consejo del Audiovisual de Cataluña adopta, por unanimidad, el siguiente

ACUERDO

1. Constatar que la elección de la música empleada como recurso de la canción Què volen aquesta gent? durante la entrevista en la alcaldesa de Berga del 5 de noviembre de 2016 en el programa El suplement de Catalunya Ràdio, vulnera el epígrafe 2.2.5.3.3 del Manual de uso del Llibre d’estil de la CCMA.

2.Recordar a la CCMA que debe extremar el cuidado en la elección de las piezas musicales de recurso en sus programas informativos.

3. Notificar el presente Acuerdo a la CCMA.

Barcelona, 1 de marzo de 2017

Via lliure hacia la manipulación informativa

El Pleno del Consejo Audiovisual de Cataluña, con tres votos a favor y tres en contra y gracias al voto de calidad del presidente del Consejo, ha concluido que Empar Moliner puede decir y hacer lo que quiera como colaboradora de TV3, en el ejercicio de su “libertad de expresión”. Moliner, que el año 2015 percibió de los presupuestos de TV3 un total de 66.500 euros, obtiene así el beneplácito del CAC para quemar constituciones en directo o falsear las informaciones periodísticas manipulando la realidad.

Resulta sorprendente que el CAC se base en su resolución calificando este espacio como “humorístico y de sátira” cuando ni la intervención de Moliner fue irónica ni satírica. Todo lo contrario, la propia web de la CCMA señala que “la colaboradora del programa Empar Moliner hace cada día dos artículos de opinión, uno dedicado a la actualidad y el otro a comentar, en clave de humor, todo aquello que pasa durante el programa.” Así pues la propia TV3 reconoce que sólo el artículo dedicado a comentar lo que pasa durante el programa es “en clave de humor”, no así el otro.

Dado que en este espacio, la presentadora emite una opinión sobre un tema de actualidad, el CAC debería haber analizado si la información que Empar Moliner dio, y sobre la cual fundamenta su opinión, es cuidadosa, ajustada a la realidad y completa, así como si se respetan los principios de actuación establecidos en el Libro de estilo que le son de aplicación como colaboradora de Tv3, más concretamente, los párrafos:

  • 2.1.1.2.5, que establece que los profesionales de la CCMA no pueden, en el ámbito público, “adoptar posiciones en relación con debates políticos y sociales cuando, por el trabajo que desarrollan, pueda quedar comprometida nuestra imparcialidad”.

 

  • 2.1.3.5.1, que señala que “nuestros contenidos de entretenimiento se basan en el respeto por las personas y fomentan valores constructivos y cohesionadores”.

 

  • 2.3.3.6 que en el tratamiento de la información judicial “rehuimos las generalizaciones y las simplificaciones falseadoras y no convertimos la información en espectáculo”.

 

La noticia sobre la cual opina Empar Moliner es la resolución del Tribunal Constitucional en que declara la nulidad de determinados artículos de la Ley del Código de consumo de Cataluña por invasión de competencias.

El CAC defiende la libertad de expresión, pero se olvida que la libertad de expresión tiene algunos límites: no se puede insultar, no se puede ofender y no se puede mentir, sobre todo desde una televisión pública. El CAC no ha hecho su trabajo. Es función del CAC velar para que cualquier información que se traslada a la persona espectadora sobre un hecho noticiable (especialmente si se trata de una cuestión judicial) sea tratada con rigor, exponiendo los hechos exentos de subjetividad.
Tanto del análisis de la intervención de Empar Moliner en el programa del 11 de abril como de las imágenes de recurso utilizadas se puede concluir, sin ningún tipo de duda, que la información que Moliner trasladó a los espectadores fue sesgada, manipulada y dramatizada para convencer a la audiencia de la existencia de un organismo perseguidor de los catalanes -en este caso, los catalanes más afectados por la crisis- el Tribunal Constitucional, que actúa bajo la directriz de determinados intereses políticos a los cuales no se duda a señalar utilizando estratégicamente imágenes de recurso de diputados del Parlamento de Cataluña, a los cuales Moliner culpabiliza de permitir que muchas familias no tengan ni luz ni calefacción.
Es muy preocupante que un medio público ampare la manipulación informativa, permitiendo que se haga espectáculo, puesto que no debemos olvidar que una de las misiones institucionales de la Corporación es la de “ser un modelo de calidad y credibilidad” (artículo 1.1.1.1. del Libro de estilo de la CCMA), así como de “poner al alcance de la sociedad una información independiente, plural y veraz” (artículo 1.1.1.2.4 del Libro de estilo de la CCMA). Algo grave está pasando en Cataluña cuando la dirección de una cadena pública permite la quema de libros, ya sea una Constitución o cualquier otro libro, cuando lo que tendría que hacer es promover la cultura, tal como establecen las misiones de servicio público que le han sido  encomendadas.

 

 

“Cabrones de mierda”

El presidente del Consejo del Audiovisual de Cataluña ha decidido invitar al presentador del programa de TV3 El foraster, el actor Quim Masferrer, como ponente en la próxima edición del Foro de la Comunicación del CAC que se celebrará el 17 de junio a las 8.45 h en colaboración con la Fundación Catalunya La Pedrera.

Como consejero del CAC considero que este Foro debe articularse como un espacio de reflexión y debate sobre el presente y el futuro del sector audiovisual en Cataluña. Por desgracia, y salvo contadas excepciones, el Foro se ha convertido en un espacio donde se promociona y loa a presentadores, colaboradores y directores de programas de la televisión pública catalana.

Resulta inaceptable que un organismo independiente como el CAC, que tiene entre sus funciones “velar por el cumplimiento de la normativa reguladora del audiovisual, en particular de los principios del pluralismo político, social, religioso, cultural y de pensamiento y garantizar el cumplimiento de las misiones de servicio público asignadas a los medios públicos”, invite como ponente a alguien que, en un acto público de la ACN celebrado en febrero de 2012, fue capaz de llamar a los españoles “panda de mangantes sarnosos y cabrones de mierda“, y nos acusó que pretender “quitar la dignidad a los catalanes”. “Id a cagar, panda de sarnosos. Nos joden por delante y por detrás cada día, panda de hijos de...”, añadió.

Considero que alguien que se expresa con esta falta de respeto no debería poder participar en el Foro de Comunicación del Consejo del Audiovisual de Cataluña.

http://www.libertaddigital.com/espana/2015-06-21/un-presentador-de-tv3-llama-a-los-espanoles-cabrones-de-mierda-y-panda-de-sarnosos-1276551091/

TV3 oculta que Sastre asesinó a Bultó

El Pleno del Consejo Audiovisual de Cataluña ha aprobado con tres votos en contra (el de las consejeras Carme Figueras y Eva Parera y el mío) y tres votos a favor (gracias al voto de calidad del presidente del Consejo) un acuerdo que básicamente señala que no queda demostrado que quién fue condenado por el brutal asesinato del industrial José María Bultó, al adosarle una bomba en el pecho para conseguir 500 millones de pesetas fuera, en realidad, quién lo mató. Eso no lo dice la Audiencia Nacional ni el Tribunal Supremo, no. Eso lo dice el Consejo Audiovisual de Cataluña… con un par. De este modo tan peculiar, el CAC exculpa al periodista Xavier Grasset y al programa Más 324 del Canal 3/24 de TV3 por faltar a la verdad diciendo que “a raíz de la muerte del industrial José María Bultó (Carles Sastre) fue detenido, encarcelado en junio del 77″.  Desde mi punto de vista,  la presentación y la entrevista a Carles Sastre hecha por Grasset, constituye una manipulación del lenguaje, una tergiversación de unos hechos históricos y cuestionan el principio de veracidad que debe ser siempre un principio rector de un medio de comunicación, en especial si se trata de un medio público.

La realidad es que José María Bultó no murió de una gripe, ni de un accidente de tráfico. La realidad, como ha quedado probado por sentencia judicial firme es que Carles Sastre fue detenido y encarcelado por el brutal asesinato. Emplear el término “muerte”, como hizo Grasset,  desvirtúa los hechos, ya que el término “muerte” no conlleva necesariamente una acción directa y violenta en el fallecimiento del señor Bultó. Banalizar un asesinato al no considerarlo como tal es impropio de una Televisión Pública.

Además, el periodista de la Televisión de Cataluña afirmó que “Carles Sastre ha sido el preso político de Terra Lliure que más años ha pasado en la cárcel” sin mencionar, aunque fuera de pasada, que, en realidad, Sastre fue detenido y condenado por un delito común. Que el CAC, en su acuerdo, justifique que TVC se refiera a Sastre como “preso político” equiparando como así lo hace con Nelson Mandela resulta del todo inadmisible en democracia.

Ahora bien, lo más sorprende de la decisión del CAC es que para exonerar a Grasset y a Televisión de Cataluña de cualquier tipo de responsabilidad se ha utilizado un auto de la Audiencia Nacional del año 2010, referido a otro de los procesados, Jaume Martínez Vendrell, diciendo que si Sastre hubiera recurrido su sentencia –cosa que no hizo- podría haberse llegado a dudar de su participación en estos hechos. El CAC, por primera vez en su historia, recurre a la ficción legal de concluir, por su cuenta y riesgo, que es lo que hubiera resuelto un tribunal en una hipotética demanda que nunca se presentó, todo para justificar que TVC actuó correctamente…

Terribas, la octava candidata

ter_457

Los consejeros Daniel Sirera, Carme Figueras y Eva Parera hemos votado en contra del Acuerdo 2/2016, de 19 de enero, del Consejo del Audiovisual de Cataluña, en relación con la conducción por parte de Mónica Terribas del debate electoral emitido por TV3 y Catalunya Informació el 20 de septiembre de 2015. Este acuerdo ha sido aprobado por el 50% de los miembros del Consejo gracias al voto de calidad del Presidente del CAC. El 50% de los miembros del CAC que hemos votado en contra del Acuerdo consideramos que la conducción de la persona que moderó el debate electoral emitido simultáneamente por TV3 y Catalunya Ràdio, no se ajusta a las previsiones del Manual de uso del Libro de estilo de la CCMA, ya que en determinados momentos expresa opiniones personales y dirige alusiones valorativas a diferentes participantes en el debate en relación con sus intervenciones.

En el epígrafe 2.1.1.6.5 del Manual de uso, relativo a los debates, se establece que “La persona que modera el debate se encarga de ordenar las intervenciones de los participantes de manera equilibrada, guía la discusión, la conduce atendiendo al criterio de interés informativo y no toma partido por ninguna tesis”.

El propio Acuerdo reproduce lo que se señala en el informe del Área de Contenidos del Consejo sobre el debate, en el sentido de que no todas las intervenciones de la Sra. Mònica Terribas, sino sólo “la mayor parte”, tienen como objetivo principal ordenar los turnos de palabra de los participantes y guiar la discusión atendiendo al criterio de interés informativo. Así pues, entendemos que la expresión “la mayor parte”, implica que hay ocasiones en las que la conductora se ha extralimitado en sus funciones.

La persona conductora de un debate electoral de un medio público no puede convertirse en protagonista ni copartícipe del debate expresando sus opiniones personales, que pueden significar una toma de partido. Del mismo modo, no debe intervenir en una confrontación entre candidatos tomando partido por ninguno de ellos.

Finalmente, pese a que cada profesional puede traslucir un determinado estilo propio, la persona conductora debe ser neutral en sus intervenciones. Esta premisa, que hay que cumplir en todo momento, cobra más importancia aún en la introducción y la despedida del debate, momentos en los que el conductor o conductora tiene el protagonismo.