Matrix, 1-O, versión Info K

VOTO PARTICULAR QUE PRESENTA EL CONSEJERO DANIEL SIRERA AL ACUERDO 108/2017, DE 29 DE NOVIEMBRE, DEL CONSEJO DEL AUDIOVISUAL DE CATALUÑA, SOBRE EL ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN SOBRE LA JORNADA DEL 1 DE OCTUBRE EN EL INFOK DEL 2 DE OCTUBRE

En el acuerdo, aprobado por 5 votos a favor y mi voto en contra, se concluye que “en las informaciones sobre la jornada del 1 de octubre emitida por el prestador de servicios de comunicación audiovisual Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) durante el teleinformativo InfoK del Canal Super3 del 2 de octubre de 2017 no se aprecian elementos contrarios a los epígrafes del Libro de estilo de la CCMA que les son de aplicación”.

 

Desde el punto de vista de este consejero, el teleinformativo InfoK del canal Super3 del 2 de octubre de 2017 vulneró los siguientes puntos de la Guía editorial y del Manual de uso del Libro de estilo de la CCMA:

  • En el punto 1.1.3.1.2 (Veracidad y rigor) de la Guía editorial de la CCMA se establece que “Los medios de la CCMA difundimos información contrastada y fiel a la realidad, explicada de forma clara, exacta y precisa. […].
  • En el punto 1.1.3.1.5 (Imparcialidad, neutralidad y pluralismo) de la Guía editorial de la CCMA se señala que “Actuamos con imparcialidad, neutralidad y respeto por el pluralismo. En un conflicto, mantenemos el equilibrio razonable a la hora de dar presencia a las partes […]. No tomamos partido, contextualizamos las noticias y ofrecemos elementos de juicio a la ciudadanía”.
  • En el punto 2.1.1.4.2 (Objectividad, imparcialidad y equilibrio informativos) del Manual de uso de la CCMA se establece que “Presentamos los contenidos informativos con imparcialidad, sin tomar partido por ninguna opción y sin dejarnos influir por las fuentes que nos facilitan las noticias. […]. Explicamos los hechos desde un punto de vista neutro y equidistante, y no convertimos las opiniones en hechos”.
  • En el punto 2.1.1.4.2 (Rigor informativo) del Manual de uso de la CCMA se señala que “Buscamos la credibilidad ante la audiencia a través del rigor informativo. […]. 

 

El informativo explica lo ocurrido en Cataluña hasta alcanzar el 1 de octubre. Comienza hablando que en 2006 se quiso cambiar el Estatuto de autonomía de Cataluña y que “Costó mucho ponerse de acuerdo para encontrar un texto que gustara, más o menos, a todo el mundo pero, finalmente, se conseguió [No explica que no todos los partidos votaron favorablemente a este Estatuto.]. Hasta que el grupo de jueces más importante de España decidió detenerlo. Cambiaron el texto y recortaron los poderes. Esta decisión enojó muchos catalanes […]”. El informativo no explica que este “grupo de jueces” es quien tiene la potestad de señalar si un Estatuto contiene artículos que son o no constitucionales y quien anuló los artículos que no encajaban dentro de la Constitución.

El informativo señala que “El Parlamento de Cataluña aprueba la ley para poder hacer el referéndum del 1 de octubre. No todos los diputados están de acuerdo, pero los que lo quieren son mayoría”. El InfoK no explica que esta ley fue aprobada saltándose la Constitución, el Estatuto de autonomía de Cataluña, la opinión de los letrados del Parlamento y el criterio del Consejo de Garantías Estatutarias de la Generalitat.

El informativo explica que “El Gobierno español, y algunos partidos políticos, también catalanes, creen que este referéndum es ilegal, porque no sigue las normas de la Constitución” para, a continuación, trasladar la idea de que la Constitución es una ley antigua y desfasada: “la Constitución actual se aprobó en 1978, […] de ello ya hace casi 40 años y hay quien piensa que ya ha llegado el momento de cambiar cosas que han quedado anticuadas. Si se cambiara, por ejemplo, se podría incluir la posibilidad de hacer un referéndum como el de ayer […]”. El InfoK no explica en ningún momento que el Tribunal Constitucional anuló la Ley del referéndum por considerarla ilegal. Es decir, no se trata de una opinión del Gobierno español y de algunos partidos políticos, tal como quiere trasladar el informativo, sino que existe un auto del Tribunal Constitucional que prohibía expresamente la celebración del referéndum del 1 de octubre.

Ni la presentadora ni la voz en off trasladan en ningún momento a los espectadores que el Tribunal Constitucional ha prohibido expresamente la celebración de este referéndum e insisten en que “hay dos maneras de verlo muy diferentes” y atribuye permanente al Gobierno español la opinión que este referéndum es ilegal.

Más adelante, el informativo señala que “Otra cosa que hizo el Gobierno español fue detener a algunas personas que estaban relacionadas con el referéndum y entrar en algunos edificios importantes del Gobierno de la Generalitat, para tenerlos controlados”. Esta información no es veraz, ya que no fue el “Gobierno español”, sino una juez, quien ordenó la detención de una serie de personas por la presunta comisión de un delito que está siendo investigado. El informativo traslada, en todo momento, la responsabilidad de las actuaciones policiales al Gobierno de España, cosa que no es cierta.

A continuación, el informativo explica lo que es la “libertad de expresión” y concluye que “Cuando un gobierno de un país prohíbe o impide que la gente se exprese libremente, esto se llama censura […]”. Desde el punto de vista de este consejero, el InfoK traslada a la persona espectadora la idea de que el Gobierno de España limitó la “libertad de expresión” e hizo “censura”.

El relato de cómo los voluntarios movían las urnas y las papeletas “cuando aún era noche” calificando de “tesoro más preciado” las urnas y las imágenes empleadas en todo el reportaje, traslada a la persona espectadora la idea de que quienes estaban a favor del referéndum del 1 de octubre eran personas que defendían la democracia y la libertad de expresión y que quienes estaban en contra eran personas violentas que golpeaban los ciudadanos.

Vuelve a no ser veraz la información cuando asegura que “Tanto la policía catalana como la española tenían la orden del Gobierno de entrar en los centros y coger el material del referéndum y quedárselo, pero la orden la siguieron de formas muy diferentes: los Mossos fueron a algunos lugares, pero no se enfrentaron con la gente. Algunos dicen que no hicieron bien su trabajo, pero mucha gente les está muy agradecidos. En cambio, la policía española usó la fuerza para entrar en los centros de votación”. El informativo vuelve a señalar al Gobierno de España de dar la orden de entrar en los centros de votación, cuando la realidad es que fue una juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña quien lo ordenó. La información no es neutral cuando dice que “algunos” dicen que los Mossos no hicieron bien su trabajo, pero “mucha gente” les está agradecida.

La información traslada abiertamente la idea de que la “policía española agredió a las personas que intentaban impedir que entraran, en algunos casos con mucha violencia”. No hay ninguna referencia a la violencia empleada por algunas personas contra la policía que estaba cumpliendo con una orden de la juez. La voluntad del informativo de culpar de los hechos más o menos violentos al Gobierno de España es tan evidente que incluso llega a decir, con una imagen de la vicepresidenta del Gobierno español “Pero los políticos que lo mandaron dicen que no, que se usó la violencia necesaria para conseguir su objetivo: detener el referéndum”. En ningún momento el informativo califica de ilegal este referéndum.

El informativo acaba “repasando el significado de una palabra que creemos que es muy importante […]: la palabra democracia. […] Quiere decir algo así como… el poder en manos de la gente. Una dictadura, por ejemplo, no es democrática, porque todo el poder está en manos de una sola persona, que hace lo que quiere, el dictador. Lo que tenemos en Cataluña es una democracia parlamentaria. […] Así pues, en democracia, los ciudadanos tenemos el poder de elegir, de tomar decisiones. […]”. Esta reflexión final traslada a la persona espectadora la idea de que el Gobierno español (que durante todo el informativo es el responsable de que Cataluña no pueda votar y quien ha ordenado a los policías que actúen violentamente contra quienes querían votar) no es democrático.

Por todos estos motivos, el consejero abajo firmante ha votado en contra del acuerdo aprobado con el voto favorable del resto de miembros del Consejo.

Daniel Sirera

 

Anuncios