Callar al disidente

El presidente del Consejo Audiovisual de Cataluña, Roger Loppacher, y dos de sus consejeros han impedido hoy que yo haya podido participar en el debate y votación de un acuerdo en el que se analizaba la actuación de la periodista Mònica Terribas cuando el pasado 22 de septiembre pidió a los oyentes que fueran delatando los movimientos de los vehículos del CNP y de la Guardia Civil en plena operación judicial y policial para frenar el referéndum ilegal convocado para el 1-O.

El presidente del Consejo y otros dos consejeros me han impedido participar en dicha votación argumentando una “eventual sospecha de parcialidad aunque sea por simple apariencia”. De este modo, el CAC da respuesta a la petición de la decana del Colegio de Periodistas de Cataluña, Neus Bonet, muy molesta conmigo sólo porque le contesté en un tweet “periodismo al servicio del régimen” a un tweet escrito por ésta en la que mostraba todo su apoyo a Mònica Terribas al hacerse publica la denuncia de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil por la presunta comisión de un delito contemplado en el articulo 559 CP.

El presidente del CAC y los otros dos consejeros se basan en un informe jurídico que textualmente dice que a las causas tasadas, “hay que añadir la eventual sospecha de parcialidad, aunque sea por simple apariencia”. No existe ninguna ley en la legislación española ni tampoco en la catalana que recoja este motivo de abstención.

De hecho, las causas de abstención de las autoridades y el personal al servicio de las Administraciones vienen definidas en el articulo 23 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Publico y son:

“a) Tener interés personal en el asunto de que se trate o en otro cuya resolución pudiera influir la de aquél, ser administrador de la sociedad o entidad interesada, o tener cuestión litigiosa pendiente con algún interesado.

b) tener un vinculo matrimonial o situación de hecho asimilable (…) con los administradores de entidades o sociedades (…) así como compartir despacho profesional o estar asociado con estos para el asesoramiento, la representación o el mandato.

c) tener amistad íntima o enemistad manifiesta con alguna de las personas mencionadas en el párrafo anterior.

d) Haber intervenido como perito o como testigo en el procedimiento de que se trate.

e) Tener relación de servicio con persona natural o jurídica interesada directamente en el asunto, o haberle prestado en los dos últimos años servicios profesionales de cualquier tipo y en cualquier circunstancia o lugar”.

Repito, ninguna de estas causas de abstención me son de aplicación en este caso. Precisamente por ello me he negado a abstenerme, como así me ha pedido el presidente del Consejo.

Así pues, vista mi negativa a abstenerme, el presidente ha sometido a votación mi abstención, situación que no esta contemplada ni en la normativa del CAC ni en ninguna otra norma administrativa. El Pleno del CAC podría haber iniciado el procedimiento de recusación contemplado en el articulo 24 de la LRJSP que señala que si un funcionario no se abstiene de intervenir en un procedimiento a pesar de que concurran todos o alguno de los requisitos previstos en el articulo 23, podrá promoverse la recusación por parte de los interesados. La Decana del Colegio de Periodistas no se considera “parte interesada” en este procedimiento, de acuerdo a lo que establece el artículo 4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

A pesar de ello, el presidente del Consejo ha sometido a la consideración del pleno del Consejo una resolución arbitraria, injusta y dolosa que vulnera los derechos fundamentales de este consejero

Daniel Sirera

Anuncios