Terribas, la octava candidata

ter_457

Los consejeros Daniel Sirera, Carme Figueras y Eva Parera hemos votado en contra del Acuerdo 2/2016, de 19 de enero, del Consejo del Audiovisual de Cataluña, en relación con la conducción por parte de Mónica Terribas del debate electoral emitido por TV3 y Catalunya Informació el 20 de septiembre de 2015. Este acuerdo ha sido aprobado por el 50% de los miembros del Consejo gracias al voto de calidad del Presidente del CAC. El 50% de los miembros del CAC que hemos votado en contra del Acuerdo consideramos que la conducción de la persona que moderó el debate electoral emitido simultáneamente por TV3 y Catalunya Ràdio, no se ajusta a las previsiones del Manual de uso del Libro de estilo de la CCMA, ya que en determinados momentos expresa opiniones personales y dirige alusiones valorativas a diferentes participantes en el debate en relación con sus intervenciones.

En el epígrafe 2.1.1.6.5 del Manual de uso, relativo a los debates, se establece que “La persona que modera el debate se encarga de ordenar las intervenciones de los participantes de manera equilibrada, guía la discusión, la conduce atendiendo al criterio de interés informativo y no toma partido por ninguna tesis”.

El propio Acuerdo reproduce lo que se señala en el informe del Área de Contenidos del Consejo sobre el debate, en el sentido de que no todas las intervenciones de la Sra. Mònica Terribas, sino sólo “la mayor parte”, tienen como objetivo principal ordenar los turnos de palabra de los participantes y guiar la discusión atendiendo al criterio de interés informativo. Así pues, entendemos que la expresión “la mayor parte”, implica que hay ocasiones en las que la conductora se ha extralimitado en sus funciones.

La persona conductora de un debate electoral de un medio público no puede convertirse en protagonista ni copartícipe del debate expresando sus opiniones personales, que pueden significar una toma de partido. Del mismo modo, no debe intervenir en una confrontación entre candidatos tomando partido por ninguno de ellos.

Finalmente, pese a que cada profesional puede traslucir un determinado estilo propio, la persona conductora debe ser neutral en sus intervenciones. Esta premisa, que hay que cumplir en todo momento, cobra más importancia aún en la introducción y la despedida del debate, momentos en los que el conductor o conductora tiene el protagonismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s